Las jaulas de sueños de Delhy Tejero.

No sé que me pasa, pero desde que leí sobre ella, no he podido dejar de buscar a sus brujitas por internet.

Supongo que su fotografía me cautivo, pómulos marcados, pelo rizado y calma en la mirada. Con las uñas pintadas de negro en los años 20 y una capa confeccionada por ella, logró hacerse un hueco en los círculos culturales de España.

“Desde pequeñita he sido vieja. Recuerdo estar triste y atormentada porque era vieja”.

Delhy se llamaba en realidad Adela Tejero. Delhy nació en 1904 en Toro y gracias a las clases de la Institución Libre de Enseñanza, descubrió que papel y un carboncillo podía crear otros mundos.

brujitas
Para Delhy, las musas eran sus brujitas.

Con 19 años la mandaron a Madrid para estudiar en un liceo francés, pero Delhy se salió por la tangente y menos de 24 horas después de su llegada a la capital, se examinó para asistir a la Escuela de Artes y Oficios.

En 1926 entró en la Escuela de Bellas Artes donde pudo relacionarse con mujeres del círculo de las sinsombrero como Maruja Mallo o Remedios Varo.

venus bolchevique 32
Venus Bolchevique. 1932

“Yo llamo a mis dibujos jaulas de mis sueños, los caprichos intentan romper los barrotes de esa jaula, dar forma a los anhelos ilimitados e imposibles…”

Adela o Delhy como se hacia llamar, se salió del molde que por tradición limitaba el mundo de la mujer a la casa al elegir emanciparse.

Tras dos años de estudios, el Ministerio suprimió la beca con la que sufragaba tanto su educación como su estancia en Madrid. Delhy eligió no volver al pueblo y empezó a buscar un lugar para sus trabajos. Con sus trazos colaboró en Blanco y Negro, Estampa, Crónica….

delhy tejero.jpg
Zamorana.

La independencia económica le permitió vivir en la Residencia de Señoritas, cuna del feminismo de la mujer intelectual española.

Tras una estancia formativa en París, regresó a Madrid como profesora interina de Pintura Mural en la Academia de Artes y Oficios de Madrid.

La guerra le pilló de vacaciones en Marruecos y ante la imposibilidad de regresar a la capital y pese a que nunca había sentido encajar en Toro, decidió volver y permanecer con su familia. No encajaba en su pueblo, pero tampoco en el régimen franquista.

fez.jpg
Ese verano en Fez

Su vuelta a España fue una odisea, tras permanecer dos meses en Fez, sola y sin dinero, logró viajar a Casablanca y de allí a Lisboa como paso intermedio a Salamanca donde, tal vez por su misterioso aspecto o por ser decidida, libre y solitaria fue detenida por espía.

“El ámbito natural de mi abuelo eran los escolapios, los mercedarios; luego estaban las visitas al cementerio todos los domingos, para rezar ante la tumba de su madre. Era un ambiente muy restringido”

Un año después del inicio de la Guerra Civil Española, viajó a Burgos donde se le había encargado un mural para el Hotel Condestasble.

la cena 1937
La cena. Mural de 1937

Tras este trabajo logró un visado de estudios y marchó a Florencia donde se encontró de nuevo con el ambiente y la sociedad de la que buscaba escapar. Florencia la describió en sus cuadernos como provinciana y los numeroso camisas negras, que sin duda la observarla, no hacían más que inquietarla.

florencia
Con su pelo corto y capa en Florencia

Acabada la guerra y huyendo la que se avecinaba sobre París, regresó a España y pese a seguir disponiendo de independencia económica y social, se tuvo que enfrentar a un expediente de depuración profesional por no haber dado clases durante la guerra. Y Delhy perdió su cátedra de Pintura mural.

Ella, que había salido de Toro con la esperanza de construirse lejos de las costumbres, pintó retablos de iglesias, comedores de ayuda social y cines. Fue la única mujer en participar en la Exposición de Arte Abstracto celebrada en 1953 en Santander.

niños y caballos 55
Niños y caballos. 1955

En sus últimos años se encerró en sus cuadernines y en su pintura. Se negó a ser fotografiada, a conceder entrevistas o simples citas. Murió en 1968.

simplicidad.jpg

“Cuando me muera, no me gustaría que me pusieran flores en mi tumba porque las raíces me llegarán a los ojos y me entrarán por la boca”

67

Delhy Tejero, la mujer de los ojos misteriosos que jamás pude conocer, tuvo que esperar décadas para que se le realizara algún homenaje o exposición antológicas y por desgracia seguirá esperando a que su nombre sea mencionado en la aulas.

Para saber más: Delhy Tejero

Los textos en cursiva son de la propia Delhy.

Anuncios

2 comentarios sobre “Las jaulas de sueños de Delhy Tejero.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: